miércoles, 25 de marzo de 2015

MOSCAS VOLANTES (MIODESOPSIAS)

Las miodesopsias, que suelen ser descritas por los afectados como pelusas flotantes o moscas volantes, son ligeras manchas oscuras –de color negro o gris– que se mueven en el campo de visión, y que sobre todo se aprecian cuando se fija la vista sobre algo brillante como un papel blanco o el cielo azul.

Casi siempre se producen como una consecuencia normal del proceso de envejecimiento, que causa una degeneración del gel vítreo que recubre el interior del globo ocular. Se forman entonces filamentos compuestos de fibra de colágeno, que flotan en el humor vítreo y generan sombras que entorpecen la visión.
Las miodesopsias, que suelen ser descritas por los afectados como pelusas flotantes o moscas volantes, son ligeras manchas oscuras –de color negro o gris– que se mueven en el campo de visión, y que sobre todo se aprecian cuando se fija la vista sobre algo brillante como un papel blanco o el cielo azul. Casi siempre se producen como una consecuencia normal del proceso de envejecimiento, que causa una degeneración del gel vítreo que recubre el interior del globo ocular. Se forman entonces filamentos compuestos de fibra de colágeno, que flotan en el humor vítreo y generan sombras que entorpecen la visión.
Las miodesopsias generalmente son benignas, sin embargo, es importante acudir al oftalmólogo si aparecen, para asegurarse de que no se deben a una afección importante como un desgarro retiniano –que podría desencadenar un desprendimiento de retina–, una hemorragia vítrea, o una uveítis. Si además van acompañadas de destellos de luz, pérdida de visión periférica, o dolor, consulta inmediatamente con un especialista. Además de la edad, la miopía, los traumatismos oculares, o haberse sometido a una cirugía de cataratas, también son factores de riesgo para desarrollar miodesopsias que, aunque son más frecuentes en las personas mayores de 50 años, también pueden afectar a jóvenes, e incluso a niños. Por todo lo anterior expuesto, queremos decir que no hay que alarmarse, pero como es algo que podemos observar, podemos seguir su evolución.

Marcelo García/Madhu Khatnani

martes, 24 de marzo de 2015

OJO VAGO - AMBLIOPIA. OTRO ENFOQUE.

El OJO VAGO o ambliopía (nombre técnico) generalmente es una disfunción, y solo en pocos casos es una patología (debido a una enfermedad), provocada generalmente por graduaciones diferentes de un ojo a otro que no han sido compensadas tempranamente, y / o estrabismos.

Cuando se piensa en ojo vago, se piensa en un ojo que ve mal, aunque le pongan gafas, y realmente es así, pero eso es sólo la punta del iceberg del problema visual. Quién hace que veamos es nuestro cerebro, aunque indudablemente la luz tiene que entrar por nuestros ojos, y en la mayoría de las ocasiones, el ojo está sano, y el cerebro también, pero la función visual está alterada.

La falta de agudeza visual es sólo una de las habilidades visuales que se han visto afectadas, pero hay muchas otras como: la localización espacial, la oculomotricidad, el enfoque, la binocularidad, la sensibilidad al contraste etc., que también están funcionado deficitariamente, y no sólo en un ojo, sino en los dos, porque una ambliopía no es un problema de un solo ojo, sino un problema binocular (de los dos ojos) donde uno de ellos se encuentra más mermada la agudeza visual, generalmente por la supremacía del otro, es decir que entre ellos compiten, en vez de trabajar cooperando, y al final el más débil sale perdiendo, como suele ocurrir en casi todo. El ojo que ve menos, está totalmente sano, no tiene ninguna enfermedad, solo que está rindiendo mucho menos que su potencial debido a un problema de trabajo en equipo entre los dos ojos, esto es muy importante tenerlo en cuenta, no solo en los diagnósticos, sino en los tratamientos que realizamos.

Quiero resaltar, que existen numerosos artículos que hacen referencia a investigaciones y cada vez van saliendo más, donde se habla de que jugar con videojuegos, con ese ojo, la agudeza visual avanza, es decir, al hacer ciertos ejercicios la agudeza mejora, lo cual es cierto. Aunque, por otro lado, en algunos de esos artículos, no en todos, pero sí en muchos de ellos, vuelven hacer hincapié en la importancia de tratar este problema antes de los 7-8 años porque si no es tarde para tratarlo, algo completamente FALSO. Llevamos tiempo recuperando junto a nuestros pacientes, ojos vagos en edades adultas, y eso es lo importante.

martes, 17 de marzo de 2015

DIABETES Y AZUCAR

Cuando tienes diabetes y no te cuidas, pueden surgir complicaciones en tus nervios, tus riñones y también tus ojos, al punto de que te puede causar ceguera. Aquí te contamos de qué se tratan las complicaciones en tus ojos.


El tener diabetes te cambia la vida. Desde el momento en que te dicen que sufres de esta condición debes empezar a actuar para mantenerla controlada. Si los niveles de glucosa en tu sangre se suben demasiado pueden causar daños severos e irreversibles en varios de tus órganos, incluyendo tus ojos.

Los niveles elevados de glucosa afectan tu sistema cardiovascular a dos niveles: microvascular (pequeños) y macrovascular (grandes) , dependiendo del tamaño de los vasos sanguíneos que afectan. En el caso de los ojos, es, por obvias razones, un daño microvascular. Después de los riñones, los ojos son los que más sufren los daños de una diabetes descontrolada.

Las cataratas, el glaucoma y la retinopatía que pueden resultar en ceguera no son condiciones exclusivas de los diabéticos, pero sí aumenta el riesgo de desarrollarlas cuando se tiene diabetes.
Para que se entienda lo que sucede te vamos a explicar de qué se tratan estas condiciones.

CATARATA: Si alguna vez has visitado las cataratas del Niágara o de Iguazú, entenderás por qué se le llama cataratas a esta enfermedad: se siente que sobre tus ojos cae una gran nube de vapor que no los deja ver claramente. Las cataratas ocurren porque el cristalino o lente del ojo, se “nubla”. El cristalino está compuesto por agua y proteínas. Cuando se acumulan las proteínas, forman grumos, los cuales forman una especie de película gris o blanquecina que cubren el cristalino y obstruyen el paso de la luz. Las cataratas pueden causar ceguera.

GLAUCOMA: "La enfermedad silenciosa". Dos terceras partes de los casos de glaucoma en Estados Unidos se deben a la diabetes tipo 2. El glaucoma es también la causa principal de ceguera en este país. El glaucoma es la presión elevada en el ojo, que eventualmente causa lesiones en el nervio óptico y produce la pérdida de visión en uno o ambos ojos.

RETINOPATIA: La causa de esta condición es el deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan a la retina en el fondo del ojo. Cuando los vasos sanguíneos están debilitados es posible que se escape líquido o sangre de ellos y se formen ramas frágiles en forma de cepillo que pueden agrandarse en ciertos lugares. Cuando la sangre o el líquido se salen, forman un tejido fibroso que hace que la imagen que se envía al cerebro sea borrosa.
Las personas que han padecido de diabetes (ya sea tipo 1 o tipo 2) por más de 10 años, corren un gran riesgo de desarrollar retinopatía diabética. La presión arterial alta y los niveles de azúcar elevados en la sangre contribuyen a esto. Eventualmente, la retinopatía puede causar el desprendimiento de la retina, y por consiguiente, la ceguera. Sin embargo, es importante que sepas que en ocasiones, estas enfermedades se desarrollan y avanzan silenciosamente.


Por eso es importante que si padeces de diabetes, te examines los ojos regularmente con un especialista. Esto podría salvar tus ojos y tu vista.

Madhu Khatnani/Marcelo García

lunes, 16 de marzo de 2015

BLEFARITIS

La blefaritis es la inflamación del borde de los párpados, esto provoca que se enrojezcan (párpados rojos) y se hinchen. La blefaritis es una afección bastante común, que representa un estimado de 1 en cada 20 consultas realizadas por problemas en los ojos. Es más común en personas mayores de 50 años, aunque puede aparecer a cualquier edad.

Los SÍNTOMAS de la blefaritis pueden incluir:
 •Ardor, dolor o picazón en los ojos
•Pestañas crujientes
•Picazón en los párpados, párpados rojos y dolorosos
•Párpados que se pegan juntos y que son difíciles de abrir cuando se despierta
•Pestañas que se convierten en costras o que son grasosas
•Una sensación arenosa en los ojos
•Aumento de la sensibilidad a la luz (fotofobia)
•Crecimiento anormal de las pestañas
•Pérdida de las pestañas
•Márgenes de los párpados hinchados (los bordes de los párpados).  

CAUSAS 
La blefaritis puede ser causada por una infección bacteriana, o puede ser una complicación de una enfermedad de la piel como por ejemplo:
 •Dermatitis seborreica, lo que provoca una erupción con picor en la piel y el cuero cabelludo (a la dermatitis seborreica del cuero cabelludo se le llama caspa)
•Rosácea, una enfermedad que hace que el rostro luzca de color rojo y con manchas.

La blefaritis no es contagiosa, por lo que no puede adquirirla de otra persona.

Si bien es considerada una patología, a nosotros como Optometristas, nos interesa mucho, ya que a menudo está o puede estar asociado a un vicio de refracción como la HIPERMETROPIA, el ASTIGMATISMO e incluso la MIOPIA, que no han sido diagnosticados

Entonces si se observa a una persona con estas características, no podemos obviar hacer también una valoración de su agudeza visual, anamnesis y refracción optométrica, ya que si se elimina la causa, desaparecerá el problema.

Madhu Khatnani/ Marcelo García.

viernes, 13 de marzo de 2015

FOTOFOBIA

La sensación de brillantez depende de la sensibilidad actual del ojo, si entramos en un cine, una sala en penumbra, todo nos parece oscuro, poco brillante pero al rato de acostumbrarnos, se va tornando más claro, nos adaptamos. Los bastones son los responsables de la adaptación en condiciones escotópicas (poca luz), y los conos en condiciones fotópicas (luz abundante). Podemos medir la curva de adaptación a la oscuridad y a la luz, tanto en retina central, conos, como en retina periférica, bastones. Sabemos que los bastones son más sensibles a la luz, por eso un foco luminoso es percibido como más brillante cuando estimula la periferia retiniana respecto a la fóvea (Drim 1980). La longitud de onda de la luz también es un factor que afecta a la brillantez. La luz amarilla, de onda media, se percibe más brillante que la luz azul, de onda corta.


En la práctica se utilizan luces rojas para iluminar salas donde se quiere estar a semioscuras, ya que esta luz no se percibe por los bastones y así no es necesario esperar a que se adapten a la penumbra para ver algo, la visión se debe a la acción directa de los conos, que sí son sensibles a esta longitud de onda, sin necesidad de esperas tan largas como las que necesitan los bastones. La percepción de brillantez se relaciona con el tiempo de exposición a la luz y el área de retina estimulada. Los conos y bastones tienen un nivel determinado de sensibilidad, si la cantidad de luz que llega es baja, necesitan más tiempo para que se alcance el nivel de energía necesario para que se estimulen los foto-receptores, de la misma forma que cuando tomamos una foto por la noche, el obturador permanece más tiempo abierto, esto se conoce como ley de Bunsen-Roscoe. La relación matemática de tiempo de exposición e intensidad de la luz necesaria para que se activen los foto-receptores, se conoce como ley de Bloch. Otra relación importante es entre intensidad y magnitud del estímulo. Para estímulos pequeños se cumple la ley de Ricco, al incrementar la intensidad podemos disminuir la magnitud del estímulo. Cuando la magnitud del estímulo es grande, mayor a 10´de ángulo visual, el aumento del área tiene un efecto mínimo, es decir, ante una disminución de la intensidad, un estímulo más grande, necesita de un mayor incremento del área para obtener la misma compensación, es lo que se conoce como ley de Piper. Más allá de 24º de ángulo visual, no se obtiene beneficio al aumentar la magnitud del estímulo y la posible percepción depende sólo de la intensidad. Sabemos que la máxima sensibilidad de la retina, en condiciones ideales de adaptación a la oscuridad y con luz adecuada, es de 6 quantum de luz, este es el umbral mínimo para percibir sensación de brillantez, y corresponde a la estimulación de 6 bastones, uno por cada fotón.

En nuestra práctica clínica, tenemos presente todo lo anterior expuesto para sugerir los filtros adecuados para distintos tipos de actividades que se realizan en condiciones lumínicas muy específicas.

Visual Center Madhu.
Madhu Khatnani/Marcelo García.
Optometristas comportamentales

jueves, 12 de marzo de 2015

LIBRO ESTRABISMO Y OJO VAGO

El ojo vago o AMBLIOPIA (nombre técnico) generalmente es una disfunción, y solo en pocos casos es una patología (debido a una enfermedad), provocada generalmente por graduaciones diferentes de un ojo a otro que no han sido compensadas tempranamente, y / o estrabismos. Cuando se piensa en ojo vago, se piensa en un ojo que ve mal, aunque le pongan gafas, y realmente es así, pero eso es sólo la punta del iceberg del problema visual.

Quién hace que veamos es nuestro cerebro, aunque indudablemente la luz tiene que entrar por nuestros ojos, y en la mayoría de las ocasiones, el ojo está sano, y el cerebro también, pero la función visual no funciona bien. La falta de agudeza visual es sólo una de las habilidades visuales que se han visto afectadas, pero hay muchas otras como:
- La localización espacial
- La oculomotricidad.
- El enfoque.
- La binocularidad.
- La sensibilidad al contraste etc., que también están funcionado deficitariamente , y no sólo en un ojo, sino en los dos, porque una ambliopía no es un problema de un solo ojo, sino un problema binocular ( de los dos ojos) donde uno de ellos se encuentra más mermada la agudeza visual, generalmente por la supremacía del otro, es decir que entre ellos compiten, en vez de trabajar cooperando, y al final el más débil sale perdiendo, como suele ocurrir en casi todo.

Quiero resaltar, que existen numerosos artículos que hacen referencia a investigaciones y cada vez van saliendo más, donde se habla de que jugar con videojuegos, con ese ojo, la agudeza visual avanza, es decir, al hacer ciertos ejercicios la agudeza mejora, lo cual es cierto. Aunque, por otro lado, en algunos de esos artículos, no en todos, pero sí en muchos de ellos, vuelven hacer hincapié en la importancia de tratar este problema antes de los 7-8 años porque si no es tarde para tratarlo, algo completamente FALSO. La ciencia ha demostrado en estos últimos 20 años que no hay ni un ápice de duda sobre la PLASTICIDAD CEREBRAL, y que el cerebro en muchas áreas, como la VISION, se puede tratar y recuperar, a las pruebas me remito de la historia maravillosa que contamos sobre el Dr Fernando M., que después de un ictus cerebral y de quedarse ciego completamente, volvió a ver haciendo unas nuevas conexiones neuronales .

miércoles, 11 de marzo de 2015

AGUJERO ESTENOPEICO

Si más o menos conocéis como funciona el ojo, para que podamos ver una imagen en el ojo que luego se procesa a nuestro cerebro, es necesario que dicha imagen se forme en nuestra retina. Si no se ve correctamente, el ojo presenta una ligera deformación.

Un ojo con miopía es ligeramente más largo que un ojo normal. Los rayos de luz hacen foco delante de la retina, por lo que los miopes ven la imagen desenfocada. Según se acreciente la miopía, el punto donde se unen los rayos estará más lejos del nervio óptico y por tanto se verá peor. Por curiosidad deciros que en el caso de hipermetropía la imagen se genera detrás del nervio óptico.
¿Funcionará con ellos entornar los ojos? 
Más tarde te sacamos de dudas. En el caso del astigmatismo, el ojo no es una esfera (como tampoco lo era en la miopía), por lo que se forman varias imágenes en la retina. Lo que hacen las gafas o las lentillas es corregir la forma en la que entra esa imagen a nuestra retina.
Pero entonces... ¿Sirve de algo entornar los ojos?

Cuando entornamos los ojos, estamos limitando la entrada de rayos de luz a nuestra retina. Prácticamente estamos simulando un AGUJERO ESTENOPEICO dejando solo aquellos rayos que vienen con un ángulo prácticamente recto. Éstos rayos sí que inciden directamente sobre la retina y mejoran la visión. Pero claro, nunca será perfecta porque no somos capaces de controlar a la perfección los rayos que entran en nuestro ojo.

Hace unos años, estando con mi padre, ocurrió lo siguiente: "se había olvidado las gafas, y debía leer un documento, solo una pequeña frase, y le pedí una tarjeta personal, la perforé con un alfiler y se la dí, el asombro fue tremendo cuando pudo leer a traves de ese minúsculo agujerito"

Marcelo García/ Madhu Khatnani.