martes, 8 de marzo de 2016

CONJUNTIVITIS EN LOS NIÑOS

¿Tú bebé tiene uno o lod dos ojos enrojecidos? ¿se los frota con frecuencia? ¿su párpado inferior está inflamado? ¿Tiene más legañas de lo normal y lagrimea?

Ante un niño con lagrimeo hay que sospechar de:
- Oftalmía del recién nacido: Conjuntivitis hiperaguda del recién nacido, generalmente de tipo purulento, que aparece en los primeros 10 días de vida. Su etilología más frecenta en nuestro medio no es el gonococo.

La conjuntiva es la membrana fina y transparente que recubre la esclerótica y la parte interna de los párpados. Cuando ésta membrna se inflama suge lo que cononocemos como CONJUNTIVITIS, que puede deberse a una infección producida por una bacteria o un virus; por el contacto con agentes irritantes, como el humo, el polvo, o un alérgeno; o como suele ocurrir en los lactantes, por la obstrucción del conducto lagrimal.

¿Qué hago si sospecho que mi bebé tiene conjuntivitis?
- Llévalo al pediatra o al oftalmólogo para que te indique el mejor tratamiento. Seguramente te aconsejen la aplicación de un colirio o una pomada ocular.
- Evita los remedios naturales como limpiar los ojos con infusiones de plantas porque pueden irritarlos aún más, por ejemplo si tu bebé es alérgico al polen o alguna de las plantas medicinales.

¿Cómo puedo evitarlo?
Para prevenir una posible infección debido a la acumulación de secreciones en el saco lagrimal del bebé debido a la estrechez o taponamiento de su conducto lacrimal, se le puede realizar un masaje.
El masaje de Crigler, es una técnica muy utiliada debido a que evita la obstrucción en el 90 por ciento de los casos, especialmente en bebés menores de 9 meses.
Con este masaje se aumenta la presión hidostática del líquido que se encuentra en el saco lagrimal, lo que favorece la eliminación de la obstrucción membranosa que impide la expulsión de la lágrima.

CONSÚLTENOS