viernes, 2 de junio de 2017

MAREOS Y VERTIGOS

Hola a todos nuestros seguidores de este blog de Óptica y Optometría.

En este artículo queremos avanzar sobre un tema muy común y molesto como son los MAREOS Y VÉRTIGOS.

Como siempre lo hacemos, nuestro enfoque será holístico, global, para que la persona que este afectada por este problema, pueda primero saber y luego encauzar con los profesionales adecuados la mejora de su salud.

Podemos decir del VÉRTIGO lo siguiente: lo padecen  las personas que no pueden mirar sin marearse al estar en un sitio relativamente alto, decimos relativamente ,porque no hace falta que la altura a la que se halle la persona sea muy significativa, pero para ella será lo suficiente para que sienta malestar.

El MAREO, tiene que ver más con la pérdida de seguridad en el sitio donde uno se encuentra, como que se está pérdido en el espacio, la sensación puede ser referida como que las cosas, el suelo y todo lo que nos rodea se mueve y es muy inestable.

Desde un punto de vista de la experiencia integral, y esto es lo que ocurre siempre, al hacer algo, todo nuestros aparatos captores de estímulos se disparan, al mismo tiempo que el proceso de esa información a nivel neurológico, se integra y todo esa experiencia total es la que percibimos.
Un ejemplo de esto es el siguiente: al comer una manzana verde, la cogemos (tacto), pero antes la vimos (visión), al acercarla a nuestra boca, la olemos y posteriormente la mordemos y la degustamos, es todo una experiencia conjunta y total, al morder, saborear y oír el ruido al masticar.
Por lo tanto, cuando estamos ante MAREOS y /o VÉRTIGOS, debemos analizar sobretodo el aparato visual, el auditivo y el sistema vestibular, pues estos 3 son los responsables de que toda la acción sea ejecutada eficazmente.

En nuestra consulta de OPTOMETRÍA COMPORTAMENTAL, desde hace tiempo hacemos una serie de tests, que no solo evalúan la vista, sino que lo hacen a nivel visual, pero de una forma que los relacionamos  con el sentido auditivo y también vestibular.

Es curioso, que muchas veces unas gafas no son aceptadas por el paciente, pues no se sienten cómodos al caminar, o se marean, o incluso les afecta en la localización auditiva. Decimos curioso, porque esa misma gafa les proporciona una buena vista de lejos, pero al mismo tiempo les produce incomodidad, y acaban por no ponérselas.

En este último año, hemos incorporados técnicas para detectar estos desajustes, para proporcionar la gafa ideal, la que además de dar nitidez de lejos y de cerca, mantiene los sistemas visual, auditivo y vestibular en gran armonía.

Madhú Khatnani/Marcelo García
Optometristas Comportamentales.
Visual Center Madhu.