jueves, 16 de noviembre de 2017

OJO VAGO

Buenos días, aquí estamos otra vez para intentar aclarar un poco más lo  que significa un ojo vago.


Desde que empezamos a estudiar nuestra carrera de Diplomado en Optometría, este fue un tema que siempre llamó mi atención. Luego de años, me di cuenta, que a otros colegas de profesión, les pasaba lo mismo.

Por un momento pensemos, es fascinante, maravilloso, poder revertir una condición de este tipo. Cuando atendemos una persona con AMBLIOPÍA (ese es el nombre del ojo vago), nos enfrentamos a un reto muy interesante, pues comenzamos un proceso, donde tenemos que aunar conocimientos y experiencias en muchas áreas que a priori parecen lejanas, pero que participan como piezas de un puzzle en el enfoque terapéutico.

Primero vamos a definir AMBLIOPIA: podemos decir  que es una merma en la función visual de uno (ambliopía monocular) o de los dos ojos (ambliopía bilateral), y que no es cuestión de usar gafas con la mejor prescripción.

En ambos casos, nos encontramos con baja agudeza visual, problemas binoculares, deficiencia en la sensibilidad de los contrastes, movimientos oculares pobres etc.; esto significa que la baja función que observamos, no es solo de agudeza visual, recordemos que agudeza visual, es la capacidad de discriminación o capacidad para percibir detalles. Esta función se le atribuye, casi exclusivamente a la fóvea, pero en realidad es todo un sistema, retino-geniculo-cortical, el que interviene en este proceso.

Volviendo al tema de la función visual, se sabe certeramente, que el ojo no amblíope, (en caso de ambliopías monoculares), juega un papel determinante, tanto en el desarrollo de la ambliopía, como en su posterior tratamiento.
Para intentar ser claros, podemos utilizar una analogía, donde hay dos hermanos, que representan a los ojos, uno de ellos es muy dominante y fuerte y el otro débil y sumiso.
Si consideramos que lo ideal, sería la colaboración de ellos, trabajar en pareja, y sumar sus funciones  a una única y de mejor calidad (binocularidad)
En caso de un ojo vago, se da la situación de que el hermano más fuerte, inhibe al otro, siendo el aporte de este último, muy pobre, generando un circulo vicioso, donde el fuerte cada vez es más fuerte y dominante, y el débil, cada vez irá peor.

El tratamiento eficaz, tendrá en cuenta esta particularidad, pues si así no fuera, está destinado al fracaso. Y esto es lo que ocurre, en muchos tratamientos fallidos, cuando solo se usa el parche, como norma, generalmente se coloca en el ojo dominante, para que se esfuerce el "vago", en principio parece alentador, pero aparecerá otra vez la condición, donde los dos ojos, estarán descubiertos y el patrón dominador-dominado, reaparecerá.

Este tema, es muy extenso, para solo tratarlo en esta publicación, pero esperamos dejar un poco de claridad, en este asunto en concreto.

Por suerte, desde ya hace mucho tiempo, nosotros en Visual Center Madhu, ofrecemos y aplicamos técnicas de rehabilitación del ojo vago, donde esta cuestión, es primordial, es más, no le llamamos ojo vago, si no una disfunción de la visión binocular con perjuicios en unos de los ojos.

Marcelo García/ Madhú Khatnani
Opticos Optometristas Comportamentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario