viernes, 15 de diciembre de 2017

OTOTOXICIDAD

Hoy en día existen una gran cantidad de medicamentos para prácticamente cualquier dolencia. Si padecemos por ejemplo de una otitis,hipertensión, etc siempre tendremos disposición del tratamiento correspondiente para cada padecimiento. Pero cuando ingerimos algún medicamento ¿realmente somos conscientes de los efectos adversos que pueden causar en nuestro cuerpo?

En el blog de hoy vamos a hablar de la ototoxicidad


Se trata del efecto nocivo, reversible o irreversible producido en el oído como consecuencia de la ingesta de medicamentos denominados ototóxicos.

Dependiendo de la zona afectada podemos tener unos síntomas u otros:

 Si la cóclea se ve afectada se puede desencadenar una hipoacusia de moderada a severa por pérdida de audición en frecuencias agudas y medias, tinnitus o acúfenos.
Si la zona del vestíbulo resulta afectada se puede manifestar por cefaleas, vértigo, pérdida de equilibrio, nistagmus, mareos...

Los pacientes con mayor riesgo de ototoxicidad son:

-Niños, adultos y ancianos con insuficiencia renal.
-Pacientes con tratamientos prolongados o tratamiento con altas dosis de medicamentos ototóxicos.
-Pacientes con daño previo en el oído interno.
-Antecedentes hereditarios por alta sensibilidad al tratamiento con medicamentos ototóxicos.
-Pacientes que por su profesión requieren estar en lugares ruidosos o con un sentido del equilibrio muy desarrollado (pilotos, bailarinas)

Los medicamentos ototóxicos son muy variados como podemos observar en a siguiente tabla:



Dichos medicamentos no necesariamente se utilizan para tratar patologías del oído, su uso está mucho más extendido (diuréticos, antidepresivos, analgésicos).

En la actualidad los estudios se han centrado en los efectos ototóxicos  en antibióticos aminoglucósidos pero hay un gran número de medicamentos asociados y relacionados con efectos ototóxicos que siguen utilizándose en el ámbito hospitalario.

Según un estudio de la Universidad de Michigan (USA) tanto China como España  han sido dos países que han abusado del uso de dichos medicamentos entre los años 1960 y 1985.

Antes de recetar o ingerir cualquier medicamento ototóxico hay que tener en cuenta los factores de riesgo y susceptibilidad individual de cada paciente al fármaco ototóxico con el fin de evitar daños vestíbulo-cocleares.


El uso de fármacos y productos químicos ototóxicos en la clínica hospitalaria son consecuencia de un gran número de hipoacusias neurosensoriales diagnosticadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario