miércoles, 7 de febrero de 2018

GLAUCOMA Y PRESION OCULAR

Hola a todos los que nos siguen en cada publicación, como siempre nuestro objetivo es intentar explicar clara y sencillamente  fenómenos que tienen relación con la visión,, hoy hemos elegido hablar del GLAUCOMA Y LA PRESIÓN OCULAR.

La  presión ocular es importante para tener una buena visión, así como para prevenir la aparición del glaucoma.
El ojo, para conservar su función y su forma, necesita mantener una presión intraocular adecuada, ya que sus paredes limitantes no son rígidas, podemos decir que es como una víscera hueca, la cual contiene  dos fluidos, llamados humor vítreo y humor acuoso, ambos transparentes para dejar que la luz refracte, es decir que la atraviese.

El humor vítreo es  homogéneo, y generalmente no cambia, y forma la mayor parte del interior del ojo. Todo lo contrario ocurre con el humor acuoso, que está presente en la zona anterior del globo ocular. A pesar de que su volumen es más reducido, sus funciones son más importantes, ya que se genera a través del filtrado de la sangre celular y contiene proteínas y nutrientes, entre otros elementos, y está en constante cambio.
 Cuando estos cambios de presión se producen de manera cambiante,  deben resolverse  lo antes posible.


Sígnos y síntomas de una presión ocular irregular
La constante generación de humor acuoso mantiene un equilibrio que permite la correcta presión ocular, pues sale del ojo la misma cantidad de líquido que se genera. Los problemas aparecen cuando se rompe ese equilibrio y la tensión ocular supera los valores normales, en torno a 17 milímetros de mercurio (mm Hg).

Muchos cambios en el organismo, como por ejemplo el estrés o  lesiones en el ojo son algunas de las  causas que pueden provocar la hipertensión ocular. Lamentablemente, muchos síntomas de una presión intraocular alta no aparecen hasta que surgen problemas más serios, por lo que es importante detectarlos lo antes posible, esto amerita revisarse periódicamentel para evitar sus efectos.

Los principales síntomas de una presión ocular alta son:
·         Dolor intenso de ojos y de cabeza
·         Pérdida gradual de visión, generalmente en ambos ojos, aunque a veces pasa inadvertido.
·         Enrojecimiento de los ojos y visión borrosa “acuosa”.
·         Náuseas y vómitos debido al dolor

Existen diversos tratamientos para la hipertensión ocular, como medicamentos, que ayudan al ojo a liberar líquido para reducir la presión ocular, cirugía para drenar el ojo, reduciendo la presión y previniendo síntomas y problemas más graves, o betabloqueadores, que ayudan a prevenir la producción de líquido ocular.

Hay estudios complementarios a la toma de la presión intraocular, que permiten un diagnostico más certero, estos  estudios son: paquimetría corneal, campimetría y tomografía axial de coherencia óptica (O.C.T.)

Un examen visual de atención primaria minimamente debe incluir la toma de la presión ocular, nosotros además observamos mediante fondoscopia el estado del nervio óptico, los tratamientos deben ser siempre guiados por Oftalmólogos.

En el caso de llegar a un estatadío avanzado del glaucoma con pérdida de campo visual, y visión tubular, hay que acudir al optometrista especialista en baja visión para que potencie el resto visual y nos permita realizar una vida normal.


Marcelo García/ Madhu Khatnani Visual Center Madhu

No hay comentarios:

Publicar un comentario